Sports

Los sueños de Omaha de los Oregon State Beavers se desvanecen en la derrota ante los Auburn Tigers en Corvallis Super Regional: ‘Esta derrota dolerá para siempre’

Written by Admin

CORVALLIS – Y así, puf, se acabó.

una temporada que parecía predestinado para Omaha y una persecución por el campeonato nacional desapareció el lunes por la noche en medio de un montón de azul marino y naranja quemado, con un bullpen dominante y un lado repleto de “Sonny D” sellando su destino.

los tigres castaños vencer a la Castores del estado de Oregón 4-3 en un entretenido y mordaz partido 3 del Corvallis Super Regional, celebrando la sorpresa en una montaña en el terreno cubierto del Goss Stadium.

Los Tigers (42-20), sembrados en el puesto 14, clasificaron para la Serie Mundial Universitaria, mientras que los Beavers (48-18), terceros sembrados, sufrieron un final desgarrador en una temporada llena de expectativas.

“Esta derrota va a doler para siempre”, dijo el entrenador de OSU, Mitch Canham.

Estado de Oregón, que hace tiempo dijo nada menos que un viaje a Omaha sería un fracasoingresó a la serie como el favorito, con un cuerpo de lanzadores profundo, rango implacable y una defensa sólida como una roca. Pero al final, los Tigres desvalidos, montando sus Grito de guerra “Bad News Bears”demostró ser más consistente y más decisivo, superando a OSU por dos puntos combinados en la serie de ida y vuelta al mejor de tres.

En el juego decisivo, los Beavers vencieron a Auburn 8-3 y aprovecharon el lanzamiento eléctrico. Pero los Tigres fueron simplemente mejores, aprovecharon al máximo sus limitadas oportunidades de anotar y superaron a Oregon State en el embrague.

Comenzó temprano en la tercera entrada, cuando el bateador No. 2 Cole Foster dio una base por bolas completa y Sonny DiChiara, el gran bateador divertido de ver apodado “Sonny D”, siguió con un jonrón de dos carreras al jardín izquierdo. dando a los Tigres una ventaja de 2-0. Más tarde, en el sexto, DiChiara dio base por bolas con un out y Bobby Peirce siguió con un doblete en la esquina del jardín derecho, creando otra oportunidad de anotar. Ambos anotaron.

DiChiara llegó a casa cuando el segunda base de los Beavers travis bazzana falló un lanzamiento de Brooks Carlson y tiró tarde a la primera base, luego Peirce anotó cuando se deslizó de cabeza hacia el plato con una presión de seguridad de Brody Moore, superando apenas un tiro furtivo del primer gol de OSU del jugador. Garret Forrester. El par de carreras le dio a los Tigres una ventaja de 4-1 y silenció a más de 4,174 fanáticos en el Goss Stadium.

“Si no hubiéramos arañado y arañado y anotado esos puntos allí mismo, habríamos estado aquí para ser entrevistados primero”, dijo el entrenador de Auburn, Butch Thompson, y señaló que el equipo perdedor lidera primero las entrevistas posteriores al partido.

castores, que obtuvo una victoria rotunda para llegar al Juego de Campeonato del Torneo Pac-12 y sobrevivió a dos juegos de playoffs para llegar al lunes por la noche, merecidamente se defendió. bateador No. 9 Kyle Dernedde abrió la parte baja de la séptima con un sencillo de izquierda y justin boyd – quien jugó fenomenalmente durante todo el súper regional – estrelló un jonrón de dos carreras en los árboles del jardín izquierdo, acercando a los Beavers a 4-3.

Tan pronto como la pelota salió del bate de Boyd, apuntó hacia el cielo, la multitud estalló y el refugio de los Beavers celebró en un mar de impulso. Parecía que Oregon State se estaba preparando para otra victoria de regreso.

Dos bateadores después, Forrester consiguió una base por bolas de cuatro lanzamientos y jacob melton siguió con un sencillo de derecha, poniendo a un par de Beavers en base con un out. Thompson había visto suficiente y se acercó a él, lo que trajo a Blake Burkhalter, finalista del premio Stopper of the Year, al juego temprano. El lanzador diestro puso fin a la amenaza de manera impresionante, noqueando a Bazzana y jake dukart en 10 lanzamientos.

“Simplemente ganando el momento”, dijo Thompson, explicando por qué fue temprano a Burkhalter. “Pensamos que era el juego de pelota justo ahí. Cuando Boyd conectó el jonrón, dije: ‘Está bien, vamos a tener que amarrarlo ahora’. “

La incapacidad de los Beavers para impulsar a los corredores de base, registrar un hit en cualquier situación clave, terminó siendo su perdición. Oregon State acertó solo 3 de 15 con corredores en base, incluido un agotador 0 de 10 con corredores en posición de anotar. Bazzana, en particular, tuvo una noche para olvidar, se fue de 4-0 y dejó a seis corredores en base, cuatro de ellos en posición de anotar. Dejó a los corredores atrapados en la tercera base en la tercera entrada y en la segunda base en la primera, quinta y séptima entrada.

Aun así, de cara al noveno, los Beavers estaban a solo una carrera de forzar entradas extra y tenían la parte superior del orden de bateo. Pero Burkhalter, quien ponchó a cinco en 2 2/3 entradas sin hits, fue demasiado dominante, noqueó a Boyd y provocó un elevado de wade meckler y tacha a Forrester para terminar el juego.

Los Tigres irrumpieron en el cuadro interior, formando una gigantesca pila de perros cerca del montículo mientras los jugadores de Oregon State miraban con incredulidad desde la barandilla del dugout de casa. Melton, que estaba esperando en el círculo en cubierta para un último turno al bate contra Goss, observó durante más de un minuto, agarrando su bate sobre su hombro, absorbiendo la desgarradora escena.

Y así, terminó una temporada dominante llena de sueños de la Serie Mundial Universitaria.

“Fue difícil, seguro”, dijo el lanzador abridor. cazador de jaren, quien permitió apenas un hit y dos carreras limpias en cinco buenas entradas. “Soñamos con Omaha, soñamos con ganar un campeonato nacional, y cuando lo ves terminar, es muy difícil. Y luego se vuelve aún más difícil cuando te despides de todos los chicos que han estado a tu alrededor, juntos durante (años). Solo despedirme de ellos es difícil porque sé que ya no podré vestirme con ellos.

Al final, un equipo creado para ganarlo todo fracasó. Al final, los fanáticos tuvieron que aceptar a regañadientes que todo había terminado demasiado pronto. Al final, todo lo que quedó fueron personalidades y recuerdos, el coraje y el corazón de un equipo que era fácil de apoyar y divertido de ver.

Y mucho de ese corazón se va.

Meckler, el desvalido inspirador. Cooper Hjerpe, el as de bulldog. Melton, el bateador de cinco herramientas rehabilitado. Boyd, la estrella suave. El incondicional del bullpen Mitchell Verburg. Estos son solo algunos de los elementos clave del equipo de este año que probablemente jugará por última vez en el Goss Stadium.

“Es difícil despedirse de tu familia”, dijo Boyd. “Nos hemos acercado tanto durante los (años) aquí… pero somos amigos y familia para siempre, así que esto no es un adiós. Hemos tenido la espalda contra la pared durante las últimas tres semanas. Mostramos mucho coraje y demostramos de qué estamos hechos, mostramos cómo podemos unirnos sea cual sea la situación.

Después del juego, los Beavers se reunieron en el banquillo para una charla final, durante la cual Canham les dijo a sus jugadores lo orgulloso que estaba de ellos y cuánto los amaba.

Hubo abrazos y apretones de manos, amores y lágrimas, una sensación de pérdida. Al final, Verburg, quien ha estado en el programa durante seis años, sobrevivió a cirugías y rehabilitación para convertirse en líder del equipo de lanzadores, dio una vuelta final alrededor del estadio. Caminó hacia los fanáticos en las gradas sobre los dos banquillos vitoreando y saludando, ofreciendo gracias y un último adiós, para ellos y para una temporada especial que fue corta.

“Disfrutamos de esta casa club”, dijo Canham. “Y esa es la parte más importante y dolorosa. Aquí, en unos días, todos tomarán caminos diferentes y nos extrañaremos. Es difícil cuando la familia tiene que romperse así. Para los muchachos que se están mudando y no pueden volver a ponerse el uniforme de Beaver, los extrañaremos. Desde donde empezamos, hasta el último lanzamiento, estos muchachos son luchadores y se preocupan. Y amo a cada uno de ellos. Y siempre lo haré.”

joe freeman | jfreeman@oregonian.com | 503-294-5183 | @BlazerFreeman | Suscríbase a The Oregonian/OregonLive boletines y podcasts para las últimas noticias y las mejores historias

About the author

Admin

Leave a Comment